[PS1] The Granstream Saga

sábado, 6 de junio de 2015

Y a pesar de que ni Dios me lee, sigo escribiendo, no me preguntéis por qué. O mejor dicho, no me pregunto por qué.
Eeeeeeen fin. Hoy toca un viejo clásico de mi infancia que añoré durante bastante tiempo. Fue un caso bastante especial. Me explico, antiguamente tenía unos demos de los cuales conservo solo la mitad (una mala pata con un préstamo), y entre esos demos había una doble partida de The Granstream Saga: Una demo de una de las primeras mazmorras, y la primera batalla contra un jefe. Ese disco desapareció junto a tantos otros y poco después conseguí un disco con la versión pirata del juego, aunque no llegué lejos, porque me quedé atascado antes del primer jefe.

El caso es que devolví el disco y me desligué completamente del juego. Pasaron los años, y cuando quise volver a jugar, esta vez en serio, me di cuenta de que no recordaba cómo se llamaba el juego. Lo único que tenía era un leve recuerdo del prólogo, un pequeño recuerdo de una mazmorra y lo que más se mantenía en mi memoria, el tipo de batallas y el primer jefe.
Estuve indagando por internet, soltando las pocas pistas que tenía y avisando de que podían ser recuerdos erróneos (Quizá lo que recordaba como un esqueleto era un soldado. Creía recordar que el prólogo comenzaba en una cabaña, pero no estaba seguro... ), preguntando por todos los foros por los que pasé, sin resultados...
Hasta el año pasado, que en la profundización de PSX (en la que saqué una lista de juegos de PSX que poco a poco se ha ido agrandando hasta casi los 200 títulos) lo encontré. La alegría que me embargó no fue moco de pavo, y cuando por fin pude volver a jugarlo... ah, que arranque de nostalgia. Debo decir que el momento en el que, diez años después, me volví a enfrentar al primer jefe, fue realmente épico.

Y no me extiendo más, comenzaré a hablar ya de lo que es el juego en sí.



Artículo libre de spoilers



The Granstream Saga es un RPG de acción exclusivo de PlayStation que nació a finales del 96, una época en la que el 3D en la consola aún tenía mucho que aprender.
La historia transcurre en un mundo dominado por un océano infinito, en el que las islas flotan en el cielo, y en ellas viven los humanos, que usan naves como medios de transporte. Sin embargo, la energía que alimenta las islas y las hace flotar se está agotando, y poco a poco, estas están cayendo en el océano, desapareciendo en el fondo de sus aguas.


Eon es el discípulo de un guardián, que se encargan de mantener a flote la isla en la que viven. Como la energía se está agotando conforme pasa el tiempo, la única forma de salvar la isla entera es destruir fragmentos de la misma para disminuir su peso y permitir que se mantenga a flote un tiempo más.

Sin embargo, a medida que el tiempo pasa y el tamaño de la isla disminuye gradualmente, se hace necesario buscar la solución para restablecer la energía de la tierra y permitir que no caiga bajo su propio peso.

Eon tendrá que viajar por los diferentes rincones de cada isla para encontrar los Versos Ascensores (traducción cutre de mi parte de "Lifting Verses"), con ayuda de la sacerdotisa Arcia, la pirata espacial Laramee y el espíritu del Viento Korky, además de recibir la ayuda del misterioso artefacto que lleva en el brazo, el cetro (scepter).



Esta es la premisa de la historia (Siempre repito eso, ¿verdad?), que en un principio puede parecer original, pero luego sigue los patrones de la historia tipo de fantasía.

Guiados por el contexto, iremos de isla en isla atravesando diferentes ciudades y mazmorras, luchando contra enemigos hasta alcanzar los Versos Ascensores.
Aunque suelo dividir los apartados del juego de forma técnica (gráficos, banda sonora, jugabilidad... ), esta vez voy a seguir otro orden, caminando por los elementos del juego, uno a uno.

Aunque no sea lo primero que vemos, sí que cobra especial importancia, esencialmente en los ARPGs como este, el sistema de batalla. Los encuentros no son aleatorios, sino que comenzarán cuando toquemos a un enemigo. En ese momento, comenzará la batalla y el mapa se verá reducido, aunque sin cambiar el emplazamiento. Allá donde nos encontremos empezará la batalla, aunque se generarán muros invisibles (pero que se aprecian claramente), marcando el lugar de batalla.



¿Y cómo van las batallas? Pues bien, tenemos a nuestro personaje, Eon, y al enemigo, Señor Malote. Así es siempre, uno contra uno, Eon contra Monstruo.
Para luchar, Eon usará un arma, generalmente una espada, pero también un escudo para defenderse, objetos y magias. The Granstream Saga es un ARPG en tiempo real, así que aunque los elementos RPG adornen las batallas, lucharemos moviéndonos con la cruceta y atacaremos usando los botones de las formas, como en cualquier juego de acción. El combate es lento y se basa en acercarse con cautela al enemigo, saber defenderse, buscar el ángulo de ataque... He visto numerosas quejas por internet sobre que el sistema está anticuado y es muy lento. Debo decir que personalmente considero que no hay error alguno en las batallas. Hay lentitud porque no es un juego basada en dar sablazos a lo loco, sino en las fintas, la defensa, la búsqueda del punto de ataque... y el juego responde bastante bien a eso. Los enemigos también tienen sus ataques, y aunque algunos sean muy fáciles de derrotar en cuanto se descubre el patrón, esto no ocurre con todos, ni en la misma medida. En la recta media del juego hay un bajón debido a las repeticiones de enemigos fáciles de detener, pero se soluciona en el último tercio.


Resumiento (que esto no es un análisis), los combates son a tiempo real y a baja velocidad, lo que para mí no es ni de lejos un punto negativo, pero a otros sí les parece.

Porque fuera de las batallas, lo que encontramos es una exploración bastante básica de mazmorras que tienen poco que ofrecer y pueblos con pocos secretos y del tamaño suficiente. El movimiento es algo tosco en la exploración, pero no es algo que afecte demasiado.
Así que fuera de las batallas, realmente The Granstream Saga tiene poco que ofrecer, aunque bueno, las batallas contra jefes, especialmente las primeras, son bastante buenas, si bien una vez se encuentra el patrón de ataque pueden resultar algo largas.



Los gráficos son algo de lo que más llama la atención del juego. Los escenarios están bien para la época aunque sean simplones, pero tengo que destacar los personajes. Sus movimientos en el mapa son muy simplones y toscos, y no tienen caras. Sí, exactamente, los personajes, incluido el propio protagonista, tiene un excelente plano en lugar de cara.



He de decir que esto se nota en las escenas, porque en las batallas, debido a que tenemos la cámara situada a espaldas de Eon y los enemigos sí que tienen cara, no notaremos esta carencia. Los movimientos de los enemigos en batalla, además, son bastante fluidos, o quizá solo sea una ilusión mía, pero qué voy a decir, me gustaron.



En cuanto a la banda sonora... estupenda, es lo que hay que decir, empiezo con el tema de batalla:




Me pasaré el juego siete veces y seguiré escuchándola como la primera vez. Es tan animada que escucharla en los combates da energía. La música de los mapas también está muy bien, ambienta perfectamente y tiene una composición de calidad digna de escuchar. Quizá pudieron hacerlo algo mejor con los temas de jefe, pero siguen sin estar mal.
En cuanto a las voces, solo hay en dos ocasiones: Los diálogos de la recta final, y las escenas animadas. Sí, sí, escenas animadas, como esta:




Eh, no me echéis la culpa de poner esa escena en concreto. Es la única que he encontrado en Youtube que no tenía spoilers. Esta gente... Pero bueno, como se puede observar, la animación tiene la calidad de las series animadas de la época, o al menos las series estándar más normalitas. Eso para un juego no está nada mal, y hay unas cuantas escenas.



Y... creo que solo me queda hablar de la historia. Pues bien, los personajes son algo tópicos, pero la premisa es original. Eon, Arcia y Laramee son los tópicos de buenazos y chica dura, y no hay personajes que destaquen demasiado, siendo incluso el más carismático "el típico graciosillo carismático", que en este caso es Korky, el espíritu pájaro.



Así que no, de personajes no puede presumir, aunque la premisa es original.

Pronto tendremos la excusa para viajar en busca de "X objetos necesarios", un clásico en los RPGs que nunca es muy agradable de ver, pero en cada caso encontraremos subtramas que tienen su interés, como la de una aldea dominada por dos religiones opuestas que claman por la salvación de sus tierras aprovechando que estas llegan a su fin, o las terribles transformaciones del castillo inverso. Aunque no sean tan entretenidas como la trama principal, están bastante mejor que explorar sin más. Eso sí, las conversaciones en las aldeas a veces pueden hacerse demasiado largas, y desearemos salir ya a una mazmorra a luchar un poco. Esto puede que sea el punto más negativo del juego.

Por otro lado, debo decir que personalmente la recta final me pareció más que digna, la trama se torció por buen camino y se puso muy interesante en los últimos pasos, pero en los suficientes para que no fuera un corto final repentino.

De todos modos, The Granstream Saga no es solo un juego con una calidad determinada, sino que también es un título que desprende carisma.
Yo lo he disfrutado mucho tanto en sus carencias como en sus beneficios, y mientras jugaba sentía que estaba jugando a The Granstream Saga. Esto puede parecer muy obvio, pero... ¿no os pasa que a veces jugáis algo y pensáis "esto es como X pero peor" o "este juego es de tal género"? Pues con TGS no pasa eso, porque siendo como es, es único, y esa esencia la expulsa a borbotones.


Así que si es eso lo que buscáis en los juegos, u os gustan los viejos ARPGs clásicos que, en sus diferentes caminos hacia lo que hoy sería el ARPG genérico creaban juegos totalmente únicos, entonces deberías probar The Granstream Saga.





3 comentarios:

Ramonium dijo...

Pues me llama bastante la atención. La entrada se me ha hecho entretenida de leer, y aunque el juego en un principio pensaba que no me iba a atraer, tiene buena pinta. No lo conocía de nada.


Solo tengo una pregunta: ¿cuántas horas dura? Porque si es muy largo prefiero dejarlo para otro momento. Y sí... ¡ya puedo jugar a PSX! Estoy con Symphony of the Night y avanzo muy despacito, pero eso xD


Buena entrada. Y yo sí que te leo, ¿eh? Lo que pasa es que en las entradas que no son de videojuegos no sé qué comentar xD

Danieletex dijo...

Horas, mmm... no dice cuántas son, así que tengo que decirlo a ojo, por puro recuerdo. Yo creo... yo creo que no debe ser más largo que el Castlevania. ¿10? ¿Quizá 15 horas? Por ahí debe rondar, imagino.
Te diría "ya me contarás", pero supongo que hablarás del Castlevania en Sol Blade Games. Y para más juegos de PS1, ya sabes que tengo un montón que recomendar.

Ya, me has dicho varias veces eso último, pero... van unas pocas entradas seguidas sin comentarios y sin apenas visitas, sin llegar a las 20 habiendo entrado yo 15 veces.

Gracias por comentar y eso.

Ramonium dijo...

Sí, cuando lo termine probablemente le haré un análisis. Aunque todavía me queda mucho para eso porque estoy de exámenes y tengo otros juegos empezados.

Yo entro y leo, te lo aseguro. Si buscas en el origen de las visitas, verás que algunas proceden de Blogger... Muchas de esas son las mías, pues entro desde mi lista de seguimiento.

En fin, gracias por la información. Me lo apunto como juego más de PSX que en algún momento tendré que jugar.

Publicar un comentario