[GC] Tales of Symphonia

jueves, 7 de abril de 2016
¿Acaso existe alguien dentro del mundo del videojuego que no conozca al aclamado Tales of Symphonia? La saga "Tales of" siempre había sido una pendiente en mi lista, pero de entre toda la saga, Symphonia destacaba por ser una astilla clavada en mi pecho.
Tan sencillo como que hacía muchos años había tenido en mis manos la oportunidad de conseguir el juego para Gamecube a un precio módico, y la había dejado escapar. Pero todo se solucionó con la salida de Tales of Symphonia Chronicles para PS3, y más aún, cuando por tan solo veinte euros vino en un mismo paquete junto a Tales of Graces f. Era la oportunidad perfecta, y no la dejé escapar.

Así que este verano Tales of Symphonia se convirtió en uno de los tres grandes juegos que ocuparon mis vacaciones, junto a White Knight Chronicles, del que ya hablé en otra entrada, y un tercer juego del que hablaré dentro de poco.
Pero hoy toca encargarnos de ToS. Es complicado hablar de algo teniendo en cuenta su fama, así que me limitaré a escribir como siempre, de igual manera que haría si estuviese comentando un gran desconocido.




Sin spoilers




Hace mucho tiempo, existió un gran árbol que era la fuente de todo maná. 
Pero llegaron tiempos de guerra, el árbol se secó y la vida de un héroe fue sacrificada para ocupar su lugar. 
Desconsolada por esta pérdida, la diosa ascendió a los cielos y desapareció, no sin antes dejar el siguiente edicto a sus ángeles...
"Si alguna vez durmiere, despertadme, pues de lo contrario el mundo será destruido."
Y así fue como los ángeles regalaron al mundo un Elegido que debía dirigirse a la torre que se perdía entre las nubes.
Este hito marcó el inicio de la regeneración del mundo.





Ha llegado la hora de comenzar un nuevo viaje para la regeneración del mundo, y todo el mundo espera el momento en la pequeña aldea de Iselia. Colette, la Elegida, deberá emprender el viaje que pondrá a riesgo su vida con el fin de acabar con la amenaza de los Desianos, que tienen sometida a la población de Sylvarant. Junto a Lloyd Irving, los hermanos Genis y Raine Sage y el mercenario Kratos, emprenderá un viaje hacia los confines del mundo... y más allá.


Tales of Symphonia es el quinto y más famoso título de la saga Tales of, desarrollada por Namco, populares por ser una saga de ARPGs muy divertidos, dinámicos y de corte más bien clásico.
La popularidad de Tales of Symphonia no ha ido en detrimento con el paso de los años, y es uno de los grandes clásicos del mundo de los RPGs, habiendo recibido, además de una secuela, otros productos como OVAs animados o mangas.
¿Merece su fama? No voy a responder a esa pregunta, solo a hablar del juego en sí, como lo hago siempre.


Y el mejor punto para comenzar es con la Jugabilidad

La saga Tales of ha tenido desde sus comienzos un sistema interesante basado en el enfrentamiento lateral con los enemigos, en escenarios en 2D. En este caso se ha aumentado la sensación de 3D, pero en los enfrentamientos, apuntamos a un enemigo y formamos una línea horizontal hacia él, determinando nuestro ángulo de movimiento.
En fin, no me voy a parar a analizar el sistema de juego porque esto no es un análisis, así que resumiré. El sistema de juego consiste en el movimiento lateral y es una mezcla de acción y RPG. Elegimos desde el menú los objetos y técnicas que escojamos para la selección rápida, y luego nos movemos en tiempo real por el escenario, golpeando al rival, lanzando magias... No es tan rápido como sería en un juego de acción, pero es un sistema muy eficaz y único, que una vez dominado se vuelve tremendamente divertido. Además, hay un total de 8 personajes (aunque dos o tres son algo aburridillos de manejar, son más para que la IA se encargue de controlarlos), cada uno con un sinfín de técnicas que van aprendiendo a medida que avanza el juego. El protagonista, Lloyd, es el espadachín y el, en principio, más divertido de manejar, utilizando sus espadas en técnicas rápidas y potentes. Los hermanos Genis y Raine Sage utilizan magias de ataque y curativas, respectivamente, siendo estos los personajes con menos "chicha" a la hora de manejarlos, y siendo en la mayoría de las ocasiones dejados en las manos de la IA, que no lo hace mal. Colette, la Elegida, utiliza algunos poderes de ángel y ataca con un chakram a distancia, tratándose de un personaje de apoyo que también suele recaer en manos de la IA. Kratos y Zelos tienen un control similar y combinan técnicas de espada con ataques mágicos. Regal está atado de manos y es capaz de realizar complejos combos de patadas en el suelo y en el aire. Sheena ataca utilizando su baraja de cartas mágicas y realiza invocaciones de espíritus. Por último, la pequeña Presea utiliza un gran hacha con la que repartir potentes ataques para acabar con los enemigos. Como cada vez hay más técnicas, combos, y hay muchos personajes y ataques por dominar, los combates de Tales of Symphonia son divertidísimos durante todas las horas que dura el juego, que no son pocas, pero es que además, al menos por mi parte, tras pasar el juego aún tenía mucho jugo que exprimir al juego.




Además de eso, las mazmorras que exploramos durante el transcurso del juego son muy variadas y ofrecen rompecabezas muy originales. De hecho, de los RPGs que he jugado, solo Golden Sun tiene, en mi opinión, mejores puzzles en las mazmorras.
Con un sistema de combate que no pierde un ápice de diversión en más de sesenta horas y unas mazmorras de las que se puede decir lo mismo, Tales of Symphonia es un juego que se termina solo. Adictivo, divertido y a la vez complejo, el sistema de juego es envidiable.

No podemos hablar tan bien de los gráficos. Los diseños son algo genéricos pero funcionan, pero en cuanto a la potencia en sí, podríamos decir que está bastante desaprovechada.
Habiendo visto grandes gráficos del estilo como Rogue Galaxy o Dragon Quest 8 en PS2, Gamecube debería ser capaz de lograr mucho más. Lo más defendible son los gráficos de las batallas, que son muy fluidos (aunque pierden fluidez en la versión de Chronicles, que es un port de la versión de PS2 del juego). Los personajes se muestran algo "achibados" (al estilo chibi, vaya), y podrían lucir mejor, pero bueno, no están mal. Con los escenarios pasa parecido: Tienen buen aspecto, pero no destacan por ser preciosos, cosa que se ha logrado en esa generación a menudo. Pero los gráficos son muy eficaces... salvo en el mapamundi. Ahí es donde el juego tropieza con un mapamundi anticuado hasta el extremo y que gráficamente resulta poco portentoso. Sin duda, de cambiar algo de Tales of Symphonia, el mapa sería lo primero (Aunque en la segunda parte se lo tomaron demasiado a pecho). También hay escenas animadas, pero muy pocas. 
Pero en general los gráficos son agradables y fluidos, y solo fallan en ese mapamundi.

Durante nuestra aventura nos acompañara una banda sonora compuesta por más de 100 temas, repartidos con variedad por el entorno. Hay ciertas quejas con respecto a un tema que se repite en una cantidad alta de mazmorras, pero en mi opinión, la relación argumental existente entre estas mazmorras funcionaba para no resultar una repetición molesta.
En cambio, las escenas que requieren una música propia son bendecidas con grandes temas. Las mejores batallas tienen sus temas propios, alcanzando nada menos que once temas de batalla diferentes, y cada personaje tiene su canción exclusiva.
En ocasiones, la banda sonora suena algo arcaica, pero por norma general, acompaña perfectamente, dándonos sinfonías armoniosas y otra épicas.
Os pongo un ejemplo de tres tipos canciones que ambientan situaciones diferentes dentro del juego:


Tema de Asgard, una de las ciudades del juego.


Tema de Kratos, uno de los protagonistas del juego.


Uno de los temas de jefe

Con estos temas ya se deja ver la calidad de la banda sonora del juego.
Al menos en mi opinión, hay muchos temas, de gran calidad, y utilizados de forma eficaz y coherente.

Ya solo me queda hablar de la trama. Empecemos por los personajes: el protagonista valiente, la chica buena, el amigo inseparable del protagonista, el donjuán... Lo cierto es que los arquetipos en los que se sustentan la mayoría de los protagonistas están más que vistos, pero eso no quiere decir que los personajes sean malos, en absoluto. Aunque sean algo tópicos, se desarrollan bien, se les da importancia dentro de la trama y acaban resultando irremediablemente queridos por el jugador. Entre los personajes secundarios también hay algún que otro tipo interesante, aunque no acaban de destacar.
En cuanto a la historia que viven los personajes, mmm... ¿cómo decirlo sin explayarme pero siendo claro?
La trama en sí está bien, bastante bien. El ritmo nunca se vuelve demasiado bajo como para no resultar interesante, participan activamente muchos personajes, y es una historia que te va revelando detalles interesantes muy a menudo. Es una historia que nos mantiene en vilo, sin ser el motivo por el que viajamos pero impulsándonos a continuar jugando. Además, hay muchos puntos álgidos de interés en los que es más que probable que se nos pongan los pelos de punta. 


Aunque hay un par de puntos negativos que sí que tengo que destacar: El primero, que a veces los dramas y las situaciones serias se tratan de una forma demasiado infantil, sin prestar atención a la gravedad del asunto; el segundo, más gráfico, es la forma de narración, en escenas estáticas que restan dinamismo en momentos que lo requieren, como una batalla o la tensión previa a una posible confrontación. A esto hay que añadir que algunos giros argumentales hechos para sorprender pueden presentar ciertos huecos o errores con respecto a la motivación de los personajes, dando a entender que quizá no todos estos giros estuviesen planeados de antemano.
Si bien estos errores restan algo al resultado final, la trama de Tales of Symphonia está llena de sorpresas y revelaciones, esta sigue siendo muy disfrutable, y se convierte en otra de las razones por las que jugar al juego.


Con todo esto, no es de extrañar que Tales of Symphonia se haya convertido en el clásico que es a día de hoy. A pesar de utilizar varios tópicos de los RPGs orientales, Tales of Symphonia utiliza de buena manera el sistema de combate marca de la casa para crear un juego que no aburre un solo minuto.
Tras dedicarle más de 50 horas la diversión no habrá disminuido ni un ápice, y solo querremos seguir jugando. A esto hay que sumarle los grandes temas musicales que acompañan y los momentos tan épicos en la trama que nos esperan, además de una gran cantidad de extras y contenido.
Es por todo eso que Tales of Symphonia es un juego que recomiendo indistintamente a todo jugador, ya sea o no amante de los RPGs, pero especialmente si sí lo es. Quizá no sea el mejor juego de la historia, pero tiene un encanto especial y no será indiferente para nadie.


0 comentarios:

Publicar un comentario