[SERIE] Trigun

viernes, 11 de diciembre de 2015
El ritmo de publicaciones no va a ser muy alto en estos momentos, pero intantaré poder publicar al menos una entrada cada semana. Sí, lo sé, hace como dos semanas desde la última entrada, pero no puedo evitarlo... En fin.
Hoy traigo una entrada sobre una serie que para muchos (aunque no me incluyo), es todo un clásico, una serie del siglo pasado: Trigun.
Aviso de antemano que, por diversos motivos, esta entrada se centrará especialmente en la trama, y hablará muy brevemente de la animación y la banda sonora.


 photo Trigun_zpsxs7cftfs.png

Leves detalles del desarrollo





En un planeta lejano, en un futuro lejano... el mundo es ahora un lugar incontrolado similar al Lejano Oeste, caracterizado por una avanzada pero focalizada tecnología, y el descontrol común ocasionado por los forajidos.
En este mundo, un hombre destaca sobre todos ellos por, según se dice, sembrar la destrucción allá por donde pasa. Cuando este hombre pisa una ciudad, esta es destruida.
Ese hombre es Vash La Estampida, el hombre cuya cabeza tiene un valor de 60 millardos de dólares. ¿Cuál es la historia de este hombre, y cómo puede haber alcanzado semejante recompensa por su cabeza?



Así, con esta información en mano, la trama de Trigun comienza con Meryl Stryfe y Milly Thompson, empleadas de la compañía de seguros Bernardelly, que están buscando a Vash la Estampida para hacerle pagar (económicamente hablando) por toda la destrucción que deja tras de sí.


Pero todo lo que se dice de Vash no parece acorde a lo que Meryl y Milly pueden ver cuando lo conocen al final: Vash es un tipo inocentón, incapaz de matar a una mosca, y que parece tener más suerte que habilidad.


Antes de continuar con la trama y los personajes, que serán el punto fundamental de esta entrada, voy a mencionar brevemente los otros apartados.

Si hablamos de la animación, tenemos el mismo nivel que podríamos ver en otras producciones de carácter similar como Reena y Gaudi (Slayers), donde se aprecia una animación bien realizada, sin destacar y algo arcaica, pero totalmente correcta. Los movimientos son fluidos tanto cuando se presenta un escenario como un poblado como cuando se realiza una rápida pelea con disparos. 
En esencia, una animación correcta al nivel medio de la época.


En cuanto a la banda sonora, menciono brevemente que la temática de Trigun consiste en un curioso Western Steampunk, es decir, una aventura del oeste con tecnología futurista. Generalmente, la banda sonora alterna entre el uso de instrumentos característicos del lejano oeste e instrumentos modernos como la guitarra eléctrica. Así, el carácter de las canciones es bastante variable, pero siempre manteniendo un estilo que lo relaciona inmediatamente con Trigun. No sé decir exactamente cómo es la banda sonora, pero quedará bien claro con un par de ejemplos:







Así, sin destacar en todo momento, sí que es una banda sonora muy apropiada y que acompaña sin vacilar cuando se la requiere.


Una vez visto el nivel de la animación y la banda sonora, la mar de aceptable, pasamos al aspecto más... complicado de tratar en este caso, que es la trama.

Es fácil empezar hablando de los personajes, así que montaré la base desde ahí:


En primer lugar tenemos a Vash la Estampida, el hombre de los 60 millardos de dólares. Su actitud despreocupada y cómica, y su forma tan torpe de esquivar todas y cada una de las balas que le lanzan.



Vash es, con diferencia, el absoluto protagonista de la historia, y apenas en unas pocas ocasiones comparte protagonismo con alguno de los personajes secundarios. La trama de Trigun alcanza su máximo esplendor en el desarrollo de Vash, cuyo comportamiento se muestra justificado y se desarrolla en torno a un pasado y un futuro. Así pues, aunque al principio pueda resultar poco serio el hecho de que el protagonista sea como es, la forma de desarrollar a Vash es uno de los grandes pilares de la serie.

Luego tenemos a Meryl y Milly, dos trabajadoras de una compañía de seguros que persiguen a Vash para evitar que cause más destrozos que cuesten dinero a la compañía. Aunque hay más trasfondo en estos personajes más allá de ser unas trabajadoras de una empresa, lo cierto es que aportan sobre todo humor, lo cual es bueno o malo dependiendo de cada uno. Por mi parte, las escenas de estos dos personajes eran innecesarias en demasiadas ocasiones, y les faltaba una sumatoria de relevancia en ciertos puntos de la trama.



Por último, otro personaje que se suma al plantel de personajes es Nicholas Wolfwood, mi personaje favorito de la serie. Wolfwood se presenta como un predicador en plena peregrinación, y pronto podemos ver que es un personaje muy habilidoso y peculiar. 
No quiero dar más detalles, pero es un personaje con mucho trasfondo que sin duda sirve como motivo para quien quiera ver Trigun. Aportará un nuevo punto de vista moral al punto más importante de la serie, desarrollándolo aún más.


Por último, la trama. Ya he mencionado que la trama gira en torno a Vash la Estampida. Él es el protagonista indiscutible y su desarrollo marca prácticamente todo el desarrollo de la historia.

El comienzo de la historia se caracteriza por un carácter principalmente cómico. Vash y su forma absurda de actuar mientras Meryl y Milly van a sus cosas, con enemigos debiluchos e historias autoconclusivas. 
Pues bien, no dejes la serie si la empiezas pensando que va a seguir así. El desarrollo de Trigun es, básicamente, ascendente. SIEMPRE ascendente. ¿Qué quiere decir esto? Que la serie se va haciendo más y más interesante a cada capítulo que pasa, y este desarrollo no se detiene en ningún momento.
Hay una trama principal detrás de Trigun que tarda bastante en aflorar, pero que se va alimentando constantemente al mismo tiempo que desarrolla de forma sobresaliente al personaje de Vash la Estampida. Lo mismo ocurre con Nicholas Wolfwood, pese a tener menor número de apariciones.
Desgraciadamente, no podemos decir lo mismo de Meryl y Milly, que, si bien tienen desarrollo, es bastante pobre en relación al tiempo que ocupan en pantalla.
La trama no solo se pone interesante como historia propia, sino que gira en base a un aspecto filosófico bastante interesante y que se trata muy bien dentro de la serie, suponiendo una gran importancia dentro de esta: La muerte de los asesinos. ¿Tenemos derecho a arrebatar la vida a un asesino? ¿Es justo matar a alguien si con ello salvamos la vida de otra persona? Esta pregunta recibirá varias interpretaciones según los propios personajes en el transcurso de Trigun, y es uno de los pilares más interesantes de la serie.


Y es que una vez que la serie coge carrerilla, los capítulos se vuelven muy interesantes, así como el trasfondo, ya no solo de los personajes que he mencionado, sino el de alguno más. Es posible, y esto lo digo como opinión personal, que el final no estuviera a la altura de tan magnífica recta final, pero es innegable que la serie va mejorando, y a mediados de ella, ya es una serie muy buena.

Abarca, además, una temática original, con buenos personajes, una banda sonora de buen nivel, una animación más que correcta y, aunque apenas lo he mencionado, tiene muchos buenos momentos de humor.

Así que mi conclusión es que Trigun es una serie que merece la pena ver. No es una obra maestra atemporal, pero es una serie divertida, bien desarrollada, y con suficiente originalidad, sorpresas de desarrollo y momentos de interés como para que no pase desapercibida.

No por nada se ha convertido en un clásico.


0 comentarios:

Publicar un comentario