[Ciencia-Ficción] Jurassic World

lunes, 5 de octubre de 2015
Igual habéis notado el bajón de actividad que he pegado. Seguiré trayendo entradas, pero mi situación actual me impide prometer un ritmo continuado. De todos modos, no dejarán de llegar entradas. Nunca.

No soy un gran admirado del cine y no lo visito muy a menudo, pero hay películas que, después de verlas, merecen tener un momento de charla por una razón u otra.
Jurassic World no es una película cualquiera, es la tercera película más taquillera de la historia, y la cuarta entrega de una saga muy querida y seguida.


Es por eso que tengo que hablar de ella. Para bien o para mal, eso ya es otro asunto.



 photo Jurassic World_zpsolumpsxh.png

La entrada no contiene spoilers de una película que tiene poco que destripar




14 años después del estreno de Jurassic Park III en 2001, la expectación se extendió como el fuego por un bosque virgen cuando se acercó el momento de revivir lo que para muchos era una experiencia legendaria. No por nada Jurassic Park (O Parque Jurásico, en español), levantó tamaña pasión por los dinosaurios en los niños de su época, y no cabe duda de que muchos de los paleontólogos de hoy día no estarían en sus puestos de no ser por la existencia de esta saga.
Pero al margen de eso, no cabe duda de que Parque Jurásico es un absoluto clásico del cine, recordado obviamente por los efectos especiales que mostraban el comportamiento de los dinosaurios como si de verdad estuvieran ante nuestros ojos, y por esa musiquita principal que prácticamente toda la población es capaz de tararear.


Casi nadie pareció hacer caso a que todo había cambiado. Ni estaba dirigida por Steven Spielberg, ni los guionistas eran los mismos, ni la banda sonora era obra de John Williams... Bah, ¿qué más daba? Lo importante era volver a ver dinosaurios pisando fuerte y pegando mordeduras bestiales. Fue así como Jurassic World se convirtió en la que ha sido, a día de hoy, la tercera película más taquillera de la historia.



Pese a los incidentes acontecidos en los proyectos que daban vida a los dinosaurios, la humanidad siguió experimentando con ellos, y veintidós años después, la Isla Nublar es un parque temático repleto de dinosaurios.
Sin embargo, el fenómeno dinosaurio se ha mitigado, y la presencia de un T-Rex ya no es suficiente para impresionar a las masas. Es por eso que el equipo de investigación del llamado Jurassic World llevó a cabo experimentos de dudosa moralidad, que mediante ingeniería genética, hacían que los dinosaurios fueran como el público quería: Más grandes y más ruidosos.

Mientras tanto, Zach y Gray, dos jóvenes y apalizables hermanos, visitan el parque al mismo tiempo que visitan a su tía Claire, a quien apenas suelen ver. 
Tendrán la mala suerte de coincidir con la puesta en escena del Indominus Rex, un nuevo dinosaurio creado para impresionar más que nunca, pero que sembrará el caos en el parque.

No hace falta explicar mucho más para que uno se de cuenta de que el argumento tiene la originalidad de patata, pero vayamos por partes:



Antes de hablar de la... "trama" de Jurassic World, prefiero comentar el resto de apartados, porque lo cierto es que no hay mucho que decir.

Cuando uno va a ver esta película va a ver dinosaurios bien grandes, con muchos dientes y liándola como solo un reptil de varios metros puede hacerlo. La cantidad de dinero invertido en la película queda patente cuando uno observa a estas increíbles criaturas en primer plano.
Pese a que se ha optado por la digitalización completa en lugar de seguir el camino por el que comenzó la saga (usando maquetas y perfeccionándolas digitalmente), lo cierto es que se ha logrado un nivel de realismo apabullante. Es difícil conseguir que en un entorno tan realista, unas criaturas no destaquen mínimamente por ser digitales, pero es exactamente lo que ocurre aquí. Los dinosaurios (y también otros no dinosaurios, como los pterosaurios o el mosasaurio) están representados con un realismo increíble... dentro de lo visual. Su objetivo es impresionar, y salvo que seamos inmunes a este tipo de espectáculos visuales, lo cual no es del todo extraño a estas alturas, lo consigue sobradamente. Los gráficos de Jurassic World son impresionantes, aunque imagino que no era algo que hiciera falta que dijera.

En cuanto a la banda sonora, su objetivo principal es buscar la nostalgia en los oídos del espectador.
No quiero decir que los únicos momentos en los que la banda sonora se hace notar son cuando vuelven a sonar temas que no se escuchaban desde las antiguas películas, pero lo cierto es que salvo en esos momentos y en las escenas finales, en el resto de la película la banda sonora no destaca.
Pero vamos, que si nos ponemos a pensarlo, lo que tenemos es exactamente lo mismo que teníamos en películas anteriores, solo que el efecto de nostalgia del tema del Parque Jurásico pierde dicho fuelle tras haber sonado anteriormente en el trayecto de la película.





Entonces, ¿cómo de buena es la banda sonora? Personalmente, creo que pudieron hacerlo mucho mejor, pero para el público nostálgico cumple bien.

Y ya está, lo que queda es la trama... uf, la trama.
Bueno, ya he hablado brevemente de la premisa, y lo que uno imagina cuando la lee es básicamente "Lo mismo de siempre". Pues bien, lo cierto es que esa idea no está muy lejos de la realidad.

En esta ocasión, en el "Jurassic World" se presentan no solo los dinosaurios convencionales, sino también otros alterados genéticamente, centrándose la película en el último de los proyectos: El Indominus Rex.
La verdad es que el hecho de que los dinosaurios hayan sido alterados genéticamente puede servir de excusa para perdonar ciertos errores en la biología de los mismos. Es un punto que me gustaría destacar, porque desde las antiguas películas, hay muchos errores de índole arqueológica. Da un poco de vergüenza que una serie animada como es Dino tren esté mejor documentada con respecto a los dinosaurios que una película en la que se ha invertido tanto dinero. Ya en películas anteriores veíamos errores no muy graves como el tamaño o comportamiento de los Velociraptores o más importantes como la presencia de dientes en el Pteranodon, cuyo nombre ya incluye el sufijo "nodon", que en latín significa "No dentado".
La experimentación genética pretende perdonar estos errores, si bien seguiremos notando que los animales que se muestran no tienen el tamaño que deberían tener, o que el nombre de Jurassic World está puesto porque suena bien, pues ni siquiera el buque insignia de la saga, el Tiranosaurio, perteneció al periodo jurásico.
Pero en fin, esto es algo que no es nuevo en la saga, y como digo, ahora tienen la excusa de la genética.

Voy a pasar ahora al estrato... "personal" de la película. Para no variar, la película tiene protagonistas humanos.
Claire es una detestable encargada del funcionamiento del Jurassic World, y ocupa el papel protagonista junto a Owen Grady, el clásico experto en dinosaurios más bueno que el pan, y que está trabajando en la domesticación de cuatro velociraptores: Blue, Echo, Delta y Charlie.
Aunque son más tópicos que la presencia del postre después de la comida, al menos estos dos personajes tienen justificación argumental para aparecer donde y cuando aparecen y tomar el protagonismo de la película.
¿Cuál es el problema?
Que hay dos protagonistas más, Zach y Gray, cuya función en la película es, básicamente, meter escenas de relleno que no le interesan a nadie. Y lo digo así, pero es que es verdad. Cuando uno va a ver Jurassic World, quiere ver dinosaurios en acción, no problemas familiares de un niño que cuando su vida está en peligro piensa en la relación de sus padres, o un abofeteable adolescente que pasa de los dinosaurios para mirar fijamente a unas chicas que ni conoce. Prácticamente podríamos quitar a estos de la película, y la trama se mantendría intacta. Bueno, no, las escenas más aburridas desaparecían.
Los problemas de índole personal de los protagonistas son tan insulsos que bien podrían aparecer en una película de la tarde de Antena 3. 


Pero bueno, hemos venido a ver dinosaurios, ¿no? Pues dinosaurios veremos.
Como pasaba en películas anteriores, las escenas de humanos aparecen más a menudo de lo que deberían, pero eso no quita que aparezcan muchos dinosaurios, muy ruidosos.
Quien haya visto las películas anteriores, ya sabe qué tipo de escenas se va a encontrar. Un dinosaurio enorme sembrando el caos, inteligentes terópodos corriendo en busca de su presa, pacíficos gigantes paseando a la orilla del río... no hay nada nuevo en todo esto, pero está presente en la película, y las escenas de acción no están para nada mal llevadas.

La acción sáurida de la película está tan bien llevada como siempre, ofreciéndonos algunas escenas espectaculares, sobre todo las que enmarcan la recta final. El problema base viene siendo que todo esto no es más que lo mismo que ya hemos visto, pero de otra manera, enfocado usando la misma linterna.


De todos modos, vuelvo a insistir en la idea de qué es lo que uno se espera cuando va a ver Jurassic World. Yo lo tengo claro: Dinosaurios causando el caos, y unas molestas pero soportables escenas de humanos, muchas de ellas sobrantes.
Y la verdad es que Jurassic World ofrece eso. No reinventa absolutamente nada, pero logra hacer lo mismo que ya hiciera la saga hace más de una década. En este sentido, veo muy obvio el público al que la película ha de recomendarse:
Si te gustaron las películas anteriores de Jurassic Park, te gustará también Jurassic World.
A quien no la haya visto todavía y se lo plantee, es una película que se disfruta si se ve sabiendo que uno no va a ver la película más alucinante ni rompedora de la historia, pero que rescata la esencia de la saga y repite su esquema una vez más, con un efecto similar al anterior, colocándose en calidad argumental en un nivel ligeramente inferior a lo ya visto, pero superando también ligeramente la acción que en su día pudimos contemplar.


El Mundo Jurásico aún tiene mucho que ofrecer, pero de momento es solo un tentempié para aquellos que querían ver Jurassic Park de nuevo, pero no querían ver la misma película.



0 comentarios:

Publicar un comentario